La Orden de Isawa

Yume Do

Oigo su voz en sueños. Veo su mano extendida tratando de alcanzarme.
Al principio sólo había oscuridad. Ahora me rodean paisajes familiares. El arroyo que corría mas alla de los jardines de mi hogar, el sauce que me cobijaba durante mis escapadas.
“No conoces toda la verdad” extrañas palabras que no recuerdo haber escrito aparecen en la inmaculada superficie del papel, el sol se oculta tras una nube que descarga su pesar sobre mi poema. No, no es la lluvia soy yo que estoy llorando.

Img053

El arroyo está casi seco, el sauce desnudo de hojas, el suelo barrido por un viento estéril. En medio de la desolación, él. Mi corazón golpea tan fuerte contra mi pecho que duele. Sé que es un sueño, pero verlo tan cerca, tan sereno, si pudiera tocarlo.
Este es el reino de los sueños, aquí puedes hacer cualquier cosa, qué deseas hacer?
Qué deseo hacer? Cualquier cosa?
Desearía golpearle por haberme abandonado.
Desearía acurrucarme entre sus brazos y llorar hasta quedarme dormida.
Desearía que el mundo volviera sobre sus pasos.
Desearía poder traerlo de vuelta.
Qué deseas hacer?
Qué deseo hacer?
Beso
Me acerco a él, sostengo su rostro entre mis manos y beso su boca. Durante un instante mi alma parece querer salir volando a través de la calidez y suavidad de sus labios. Su sabor es … salado? No, son mis lágrimas lo que saboreo, sólo yo beso. Me separo de él. Sin moverme estoy al otro lado del arroyo.
Vaya, parece sorprendido, aunque has tardado en decidirte, no lo esperaba. Es algo reservado para el matrimonio.
No me mira. Me siento tan vacía.
A qué has venido aquí?
A despertar mi espada.
Y como piensas hacerlo?
Antes de que termine de formular las preguntas conozco las respuestas.
Dándole un nombre.
Y cuál es ese nombre?
Sueño.
La espalda brilla. La espada canta.
Espada

Comments

Uriel_ umerue

I'm sorry, but we no longer support this web browser. Please upgrade your browser or install Chrome or Firefox to enjoy the full functionality of this site.