ETIQUETA

Inclinarse y Arrodillarse

El de menor rango se inclina más. Se arrodilla ante una persona de rango claramente superior.

Forma de dirigirse a alguien
Si viste mon de família, se le llama nombre familia
Si viste mon de clan, nombre del clan
Sufijo – san, para personas igual rango
Sufijo – sama, para rangos superiores
Sufijo – chan, para mujer amada y – kun, para hombre amado. (puede usarse como insulto)
Prefijo O -’ para “el grande”

Esta distinción es bastante clara, la verdad. Casi siempre los samuráis se hablan entre ellos utilizando el apellido + el nombre (+ el sufijo que toque). Sin embargo hay ocasiones en que los samuráis se llaman unos a otros por el apellido nada más. En caso de que esto ocurra se comparan las dos familias. Si su familia es una de las 7 Mayores (osea la principal de cada Clan: Hida, Togashi, Bayushi, Doji, Akodo, Shinjo, Yoritomo y Shiba), en tal caso el sufijo será siempre -sama. Si su familia es de un Clan Mayor y la tuya de un Clan Menor, en tal caso será siempre -sama. Sin ambas familias son iguales y ninguna es mayor, el sufijo será -san. Para la familia Imperial hay ocasiones en que se utiliza el sufijo -dono, es más arcaico pero denota muchísimo más respeto. Hasta cierto punto creo que este tema del trato por familias es bastante paralelo al de los samurais. Aunque es cierto que en este tema se tiene muy en cuenta el rango concreto al que cada uno pertenece.
No se puede utilizar el nombre de alguien igual o superior a ti sin el apellido. Siempre apellido + nombre (+ sufijo que toque). Si en una misma sala hay muchos miembros de un mismo Clan, en tal caso se puede omitir el apellido.
Para terminar con el tema del trato entre samurais, mencionar que hay otro detalle a tener en cuenta. Por una parte es la confianza que se tenga con ese samurai, y por otra si se está solo o no. Si por ejemplo con tu señor tuvieras mucha confianza, podrías llamarle simplemente por su nombre (+ -sama, claro está). Sin embargo en caso de que hubiera alguien presente estarías obligado a llamarlo por su apellido + nombre (+ -sama), ya que esa confianza no se comparte ni se muestra en público.

Primer encuentro
Si dos samurais se encuentran y ninguno conoce el Rango, Clan o Familia a la que pertenece el otro, caso habrá que dirigirse a él como ‘Samurai-sama’ hasta que hayan sido presentados formalmente. Si uno de los samurais sabe que el nivel social del otro es igual o inferior al suyo, podrá llamarlo ‘Samurai-san’
Si los samurais conocen sus Clanes pero no su posición se dirigirán al otro como ‘Clan-sama’ (Fénix-sama, Grulla-sama..). Si uno de los samurais sabe que el nivel del otro es igual inferior, podrá llamarlo ‘Clan-san’

Mon del corazón
Los samurais todavía no han sido presentados, por tanto desconocen aún formalmente sus nombres. Lo que represente el mon más próximo al corazón del samurai es aquello que le resulta más preciado. Podría llevar el mon de la Escuela donde entrenó cerca de su corazón, pero ser de una familia diferente. El modo correcto de dirigirse, por tanto, sería lo que represente el mon más el sufijo -sama, hasta que fueran presentados. Bien sea Familia-sama o Clan-sama. Hasta que sean presentados esta es la forma adecuada

Antes de la presentación
Dos samurais que conozcan el Clan, la Familia y el Nombre del otro, pero todavía NO hayan sido presentados, se llamarán el uno al otro como ‘Familia-sama’. Si se opta por la forma ‘Apellido + nombre + sama’ se estaría mostrando respeto hacia el otro samurai. Si fuera un Daimyo se le podría llamar Señor o Dama, o ‘mi Señor’ si es miembro de tu Familia o tu Clan. Hasta ser presentados esa debe ser la única fórmula: o bien ‘Familia-sama’ o bien ‘Nombre completo + sama’. Si es de nivel igual o inferior se puede utilizar el término ‘Familia-san’

Encuentros posteriores
Si los dos samurais ya se conocen, podrían llamarse el uno al otro como ‘Apellido + nombre + san’. Esta es una fórmula totalmente correcta, sin embargo el ‘Apellido + nombre + sama’ mostraría el respeto del samurai. Hasta que no haya más confianza deben dirigirse así entre ellos
Si la confianza es algo mayor entre ellos pueden llamarse del modo ‘Nombre + san’, o ‘Nombre + sama’ para mostrar el respeto del samurai. Sin embargo esto debe hacerse cuando NO haya nadie, en público esta confianza no se mostrará. Siempre que haya desconocidos se vuelve al modo de tratamiento más formal

Buenos amigos
Los samurais que tengan mucha confianza entre sí y sean buenos amigos pueden llamarse por el ‘Apellido + nombre’ o ‘Nombre’, prescindiendo completamente de los sufijos -san o -sama. Un samurai que presencia esta clase de trato entre otros dos samurais entenderá que existe entre ellos una gran camaradería, pero lo considerará como un modo vulgar de dirigirse el uno al otro. Los samurais que se llamen sólo por el nombre, o sólo por el apellido más el nombre ante extraños, se estarían deshonrando mutuamente.
Aparte de estas formas de trato entre samurais dependiendo de su conocimiento (y confianza) con el otro, hay otra serie de aspectos a tener en cuenta.
Uno de ellos son los samurais de los ‘Clanes Menores’. Por norma general los Clanes Menores no merecen el respeto de un samurai, y probablemente un samurai de un Clan Mayor se dirija a ellos como ‘Samurai-san’ o simplemente ’Samurai. En principio podría parecer una falta de respeto, sin embargo es la norma de trato que existe hacia esta clase de samurais, son tratados de modo distinto que a los de los Clanes Mayores. Hasta que no alcancen una buena relación con los otros samurais esta norma de etiqueta no se rompe

La Katana
Cuando un samurai entra en casa de un amigo debe dejar su katana en la puerta. No hacerlo sería deshonrar a sus ancestros, sugiriendo que podría hacer la guerra en un lugar de paz, además de insultar a su anfitrión indicando que podría provocar la lucha en un lugar honorable. Las casas de té, posadas y tiendas de samurais también están bajo la misma consideración. Las circunstancias no cuentan (salvo la deshonra), un hogar es un lugar sagrado y debe ser tratado como tal. Si el samurai es invitado a casa de su Señor en tiempos de paz debe incluso retirar el wakizashi cuando toma asiento. Sólo los consejeros y guardaespaldas de mayor confianza pueden entrar armados a presencia del Daimyo. No importa el rango del samurai, lo cercano que sea por nacimiento o lo respetado de su posición, debe retirar las armas antes de hablar con su Daimyo
Cuando un samurai entra en la casa de un extraño o de un enemigo entra a su interior con las armas. Si el samurai visita a un extraño, cuando se saludan puede situar la espada a su izquierda o a su derecha. A la izquierda muestra que no se fía de su anfitrión, pues es más fácil desenvainar, y por tanto a la derecha muestra confianza. Si se coloca la espada cerca del samurai con la empuñadura hacia el anfitrión, indicará que no se estima mucho la habilidad de este con la espada. Colocar la punta de la vaina hacia el anfitrión mostrará más respeto.
Hay miembros de la casta samurai que no han sido entrenados en el arte de la espada pero aun así portan la katana. Con ello simplemente muestran su rango, pues tienen derecho a portar este arma por nacimiento. Es habitual en estos casos que la katana, la empuñadura y la vaina, vayan envueltas en seda, indicando así al resto su incapacidad para manejar el arma. Por tanto retar a duelo a un samurai con el arma enfundada en seda sería deshonroso.
Los samurais siempre lleva su katana en el obi con el filo hacia abajo, de forma que la vaina no se apoye en el filo, embotándolo. Sin embargo cuando un samurai es insultado gira la katana hacia arriba, de forma que cuando se desenvaine el filo apunte al que le ha ofendido. Un claro signo de que un samurai es un ronin es portar la katana a la espalda o sobre el hombro, mostrando así su visión negligente del comportamiento honorable.

ETIQUETA

La Orden de Isawa Uriel_ umerue