La Orden de Isawa

Destino Final

El Destino de Otosan Uchi estaba en nuestras manos?
Era realmente espeluznante el panorama que se nos presentaba en aquel aciago día.
Las tropas del Imperio Senpet por el oeste, una hueste de gaijin desde el mar por el Este y nuestros más viejos y temibles enemigos de las Tierras Sombrías desde el Sur. Ese día sería el Día. A partir de hoy…

View
Destino

Podría haber sido una partida por lo menos entretenida si no fuera porque la mitad de los jugadores no tenía putas ganas de jugar.
La parte shoujou dedicada a la parte femenina del grupo parece que era demasiado pueril y banal, demasiado prescindible y aburrida para dignarse a rolear a gusto.
La partida tuvo que acortarse para terminar el suplicio, que le suponía a algún que otro jugador, cuanto antes. Ha sido un final sin sabor, lleno de burlas y de “ignores”.
Realmente da miedo dirigir en este grupo. Cuanta crueldad y que poco respeto.

El conocimiento que tenga el jugador no es necesariamente el que tiene el personaje y viceversa. No hace falta conocer todo el trasfondo de un juego para poder divertirse jugando, aunque es realmente agradable saber de que te están hablando.
No critico al master, al menos lo ha intentado.

Hoy hemos terminado esta aventura y acto seguido hacemos planes para la siguiente en otro mundo, en otra época.

No tengo ganas ni ánimo para pensar en un personaje que seguramente será la burla de sus compañeros. Solo tengo ganas de llorar, me siento tan “cheated”
En fin, este va a ser el últmo log que escriba, en esta o cualquier otra partida.

View
Enemigo a las Puertas

Es hora de ponerse en marcha. Nos dirigimos a Otosan Uchi en compañía de Raigi-sama. Tenemos que conseguir hablar con el Emperador sobre el peligro que se aproxima, no solo por el Este, sino por el Sur y el Oeste.
Las cosas no van como yo esperaba. Nos quitan las espadas. Bueno, me quitan la mía, Mirumoto-san recupera la suya a base de testarudez y pelea. La mía vuelve a mis manos inevitablemente. Termina la farsa de los consejeros y el Emperador.
Raigi-sama quiere enseñarme algo. Un sarcófago de cristal con el cuerpo de Shiro dentro. Que es esto? Por qué no pueden dejarlo descansar en paz? Por qué no pueden dejarme descansar en paz. No me proporciona alivio alguno el verlo una y otra vez, siempre tan lejos de mi alcance. Para que es todo esto? Hago lo que Raigi-sama me pide, presentar mis respetos, pero no, no me van a dejar en paz, sigo oyendo su voz, sigue trayéndome al Yume-do. Las escenas se repiten. Son sueños por venir? Son sueños pasados? tengo acceso a todos los sueños que se sueñan a cada momento?
Nos preparamos para la batalla. Mirumoto-san derrota a los gaijin. Yo me enfrento a los ejércitos de las Arenas Ardientes y los hago retroceder. El Ejercito de las Tierras Sombrías es otro cantar, aunque más familiar, también es mas temible y poderoso.

View
Yume Do

Oigo su voz en sueños. Veo su mano extendida tratando de alcanzarme.
Al principio sólo había oscuridad. Ahora me rodean paisajes familiares. El arroyo que corría mas alla de los jardines de mi hogar, el sauce que me cobijaba durante mis escapadas.
“No conoces toda la verdad” extrañas palabras que no recuerdo haber escrito aparecen en la inmaculada superficie del papel, el sol se oculta tras una nube que descarga su pesar sobre mi poema. No, no es la lluvia soy yo que estoy llorando.

Img053

El arroyo está casi seco, el sauce desnudo de hojas, el suelo barrido por un viento estéril. En medio de la desolación, él. Mi corazón golpea tan fuerte contra mi pecho que duele. Sé que es un sueño, pero verlo tan cerca, tan sereno, si pudiera tocarlo.
Este es el reino de los sueños, aquí puedes hacer cualquier cosa, qué deseas hacer?
Qué deseo hacer? Cualquier cosa?
Desearía golpearle por haberme abandonado.
Desearía acurrucarme entre sus brazos y llorar hasta quedarme dormida.
Desearía que el mundo volviera sobre sus pasos.
Desearía poder traerlo de vuelta.
Qué deseas hacer?
Qué deseo hacer?
Beso
Me acerco a él, sostengo su rostro entre mis manos y beso su boca. Durante un instante mi alma parece querer salir volando a través de la calidez y suavidad de sus labios. Su sabor es … salado? No, son mis lágrimas lo que saboreo, sólo yo beso. Me separo de él. Sin moverme estoy al otro lado del arroyo.
Vaya, parece sorprendido, aunque has tardado en decidirte, no lo esperaba. Es algo reservado para el matrimonio.
No me mira. Me siento tan vacía.
A qué has venido aquí?
A despertar mi espada.
Y como piensas hacerlo?
Antes de que termine de formular las preguntas conozco las respuestas.
Dándole un nombre.
Y cuál es ese nombre?
Sueño.
La espalda brilla. La espada canta.
Espada

View
La Tumba de las Espadas

Por dónde empezar? El Destino nos lanzó como hojas al viento, nos desarraigó como a árboles jóvenes, nos ha zarandeado, nos ha golpeado y cegado. He perdido el norte, he perdido mis raíces, he perdido lo que más me importaba. Pero tengo que seguir adelante, apretar los puños y tragarme las lágrimas, avanzar, encontrar al responsable y hacerle pagar.
Espadas en la piedraEncontramos el templo subterráneo donde se encontraban algunas de las espadas. Pero nada es fácil, todo tiene un precio y este ha sido muy alto. Pasamos las pruebas, conseguimos las espadas pero alguien se quedó por el camino.
Con las viejas espadas en la mano superadas las pruebas nos dirigimos a la salida, una pasarela solo para nuestros ojos, tres caminos diferentes, uno para cada uno de nosotros. Una prueba más, la más sencilla, un recorrido por todos y cada uno de los pasos que nos habían llevado a aquel momento. Al otro lado, Mirumoto-san parecía tan sorprendido y aliviado como yo. La pared tras nosotros con dos puertas abiertas en el muro. Seppun-san se retrasaba, no salía. La cueva temblaba, pequeños cascotes caían del techo. El muro permanecía inalterable. Quise acercarme a la pared de roca pero alguien me agarró.
- Tenéis que marcharos de aquí, no es seguro -. Me miró con ojos tristes, pero antes de que hablara ya sabía lo que iba a decir. Sacudí la cabeza frenéticamente -. El Seppun no va salir.

View
Un árbol sin raices, muere

La Rueda gira, y las eras llegan y pasan y dejan tras de sí recuerdos que se convierten en leyenda. La leyenda se difumina, se convierte en mito, e incluso el mito se ha olvidado mucho antes de que la era que lo vio nacer retorne de nuevo. No existen comienzos ni finales en el eterno girar de la Rueda.
Esta historia comenzó miles de eras antes, pero debe acabar aquí. Muchas veces se ha repetido el ciclo, mucho héroes han fallado, han sido olvidados. Pero incluso cuando acabe, la Rueda seguirá girando, hay miles de sendas que recorrer, es hora de que los caminos se crucen, los héroes venzan y sean olvidados también.

Esta historia tiene muchos comienzos, la mayoría me son desconocidos. El mio comenzó en la puerta de mi hogar. Me llamo Doji Kaoru, orgullosa hija de la familia Doji, diplomática de profesión, soñadora de vocación. Pero en el Reino no hay sitio para los soñadores, así que salí de la casa de mi madre para probarme una vez más (y fallar una vez más como era mi destino). Prometida desde que nací a Miya Taisei 5 años mayor que yo y nada interesado en una boda temprana.

Mis compañeros de viaje fueron Seppun Shiro, mi yojimbo Y Mirumoto Hikaru.

View

I'm sorry, but we no longer support this web browser. Please upgrade your browser or install Chrome or Firefox to enjoy the full functionality of this site.